LA VIDA ES SUEÑO: AUTO SACRAMENTAL

De Pedro Calderón de la Barca

PRENSA

Provocativa y audaz. La belleza de la puesta en escena es violenta y armónica a la vez, reflexiva y profunda, juguetona y provocadora.

Estela Leñero

Proceso

 

El director mexicano consigue que la atención del espectador sea tomada en plenitud y se vea atrapado por una fuerte estimulación. El encanto de la puesta y la fuerza del acontecimiento teatral resultan hipnóticos.

Jorge Dubatti

El Tiempo, Buenos Aires

Destaca la potencia del grupo y la indudable capacidad de su director. Una espléndida fiesta de madurez teatral.

Bruno Bert

La escuela del espectador

TRAILER

SINOPSIS

En su auto sacramental “La vida es sueño”, Calderón de la Barca sintetiza la historia teológica bíblica de manera magistral: la creación del Universo, la caída del Ángel, la creación del Hombre, la expulsión del Paraíso, la redención por medio del Perdón y la instauración de los Sacramentos.  Simbólicamente, sugiere una aventura interior en la cual el Hombre se somete a arduas pruebas, a través de un viaje iniciático donde enfrenta a su propia Sombra. La obra muestra un tránsito obligado del aspirante al auto-conocimiento, que se entrega a la experiencia, tocando los extremos, aprendiendo de sus actos, así como de sus consecuencias, para finalmente acceder a un mayor estado de conciencia.